Chernóbil 30 años

El reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) sufrió el 26 de abril de 1986 el accidente más grave de la historia de la industria nuclear.

La central de Chernóbil se terminó de construir en diciembre de 1983, está formada por cuatro reactores BRMK de 1000 MW de potencia cada uno.
Esta central se ponía como ejemplo de seguridad: B. Semonov, director del Departamento de Seguridad de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), escribió en el Boletín de la OIEA publicado en junio de 1983 que "un accidente serio con pérdida de refrigerante es prácticamente imposible en las centrales del tipo BRMK". Pero, lo imposible sucedió, el 26 de abril de 1986, y toda Europa se vio afectada por una nube radiactiva.

El accidente de Chernóbil ha sido el más grave de toda la historia nuclear. Ha mostrado en toda su crudeza los efectos que el movimiento ecologista predecía que tendría un accidente nuclear. Los augurios más pesimistas se han quedado pequeños.


Más información

Three Mile Island (Harrisburg)

La Unidad 2 de la nuclear de Three Mile Island (Isla de las Tres Millas), cerca de Harrisburg, sufrió el 28 de marzo de 1979 el accidente más grave de la historia nuclear de los EE UU, y el segundo más grave de la historia de la industria nuclear.

Más información

Carter leaving Three Mile Island

Fukushima


El accidente de Fukushima debería servir a la industria nuclear en el mundo, y en particular a la española, como muestra de lo que puede llegar a ocurrir si se sigue usando esta fuente de energía.

Lo más sensato es aprender la lección e ir prescindiendo paulatinamente de esta peligrosa y cara tecnología.

Existen ya suficientes fuentes de energía limpias que pueden ir sustituyendo paulatinamente a las sucias, peligrosas y caras centrales nucleares. Por ello, Ecologistas en Acción ha convocado diversas acciones en España para reclamar el cierre escalonado de las centrales de nuestro país. La potencia que aportan es perfectamente prescindible puesto que existen alternativas limpias y seguras.


Más información

Vandellòs I (Tarragona)

El 19 de octubre de 1989, a las 21:39 h., en el reactor nuclear de Vandellós I (Tarragona) se inició un incendio que ocasionó importantes disfunciones en diversos sistemas necesarios para garantizar la refrigeración del reactor. Alertados por los propios bomberos, algunos vecinos de las poblaciones del entorno abandonaron sus hogares.

Más información


Gladys del Estal

El 3 de junio de 1979 fue asesinada Gladys del Estal Ferreño por el guardia civil José Martínez Salas en Tudela (Navarra), durante una manifestación antinuclear.

El asesino fue juzgado el 14 de diciembre de 1981 en Pamplona en un proceso lleno de irregularidades, y condenado a sólo un año y medio de cárcel, que no llegó a cumplir, casi la misma pena que la de un ecologista de Mallorca (un año de cárcel), cuyo único delito fue colocar una pancarta de protesta contra la muerte de Gladys.

Más información

60 años de razones antinucleares


El 26 de junio de 1954 se puso en funcionamiento la primera central nuclear del mundo, en Óbninsk (Rusia).

Después de 60 años la energía nuclear sigue siendo la más peligrosa y contaminante:
  • Se han producido más de 30 accidentes graves y miles de incidentes relacionados con la industria nuclear. Algunos de ellos han sido silenciados durante meses o años. Muchos han tenido consecuencias dramáticas para las personas y el medio ambiente.
  • Sigue sin haber ninguna solución para los residuos radiactivos. Se siguen generando toneladas de residuos que seguirán siendo peligrosos durante miles de años.
¡Basta ya de una industria peligrosa y contaminante!

Más información

Cierre de la nuclear de Zorita (Guadalajara)

El cierre de la central nuclear de Zorita (Guadalajara) es un acontecimiento muy importante para el ecologismo español y para el panorama energético. Este cierre se produce el 30 de abril de 2006, en un momento en que el debate nuclear se ha reactivado, no sólo en España, sino en toda la Unión Europea. El debate se reabre porque los impulsores de la industria nuclear la proponen como alternativa al cambio climático, y se trata de una reapertura interesada porque la energía nuclear no puede figurar en la cesta energética de la humanidad en el futuro. Para ello tendría que solucionar los graves desafíos de la gestión de los residuos radiactivos, la seguridad, las altas inversiones necesarias y la escasez del combustible.

Más información